jueves, 28 de octubre de 2010

Un equipo poderoso


Un equipo poderoso

Ambición y paciencia conforman un equipo poderoso. La ambición aporta la guía y el entusiasmo para poner las cosas en marcha, mientras que la paciencia cuidará a fondo de ellas.

Sin ambición nunca te pondrías en movimiento. Sin paciencia, abandonarías mucho antes de alcanzar la meta.

Al decidir desarrollar y activarlas a ambas, tu ambición y tu paciencia, habrás dado forma a una combinación implacable. Porque no sólo serás efectivo, sino que esa efectividad seguirá aplicándose a lo largo del tiempo.

Con suficiente ambición podrás hacer realidad prácticamente cualquier cosa, pero no inmediatamente. El más efectivo del esfuerzo es el esfuerzo continuo, y es justamente eso lo que resulta posible gracias a la paciencia.

No tienes por qué optar entre ambición y paciencia. Podrás vivir con ambas simultáneamente y haciéndolo, tendrán lugar cosas maravillosas.

El éxito es para aquellos que saben cuándo empujar hacia adelante y cuando esperar. Equilibra esfuerzos ambiciosos con una paciencia profunda, subyacente y fundamental, y lograrás resultados de veras sorprendentes.

Gabriel Sandler